Trucos de cocina

No son trucos de magia, son simples hechizos con bases científicas para que soluciones todo tipo de misterio, recuerda que los alimentos y todo lo que gira en torno a la cocina, se basa en la química, más allá del amor con el que prepares tus platos, se trata de poner en práctica las fórmulas y tácticas que harán de tus comidas, algo relajante, efectivo y duradero. A continuación te presentamos unos cuantos artilugios que te sorprenderán:

Para rayar nuez moscada también puedes usar un rayador de queso y obtendrás tu propio polvo de nuez para cuando quieras usarla.

¿Quieres decorar tu bebida caliente? Utiliza un molde de galletas con una forma divertida (como un corazón o una estrella) y rellénala de crema batida sobre un chocolate caliente, por ejemplo.

Para preparar un pescado rico y jugoso al grill, elabora una base de limones sobre la parrilla y encima coloca el pescado para que se impregne del sabor cítrico y consigas que se cocine sin que se pegue a la parrilla.

Para realizar unos grandes cubos de hielo que refresquen tu bebida, introduce rodajas de limón en un molde de cupcakes, añade agua, colócalo en el congelador, espera a que se endurezca y ¡pum! Hielos grandes que funcionan como saborizante para tu agua o trago.

Si quieres mantener tu aguacate fresco, verde y sin marchitar, entonces exprime un limón para que se mantenga en el tiempo y así, puedas usarlo para la próxima comida. Otro truco es mantenerlo con la semilla hasta el momento de consumir y así evitarás que se oxide.

¿Quieres picar el trozo de pastel perfecto? Pasa el cuchillo bajo agua caliente antes de cortar la rebanada y tendrás una porción impecable de tu postre.

Puedes realizar tu propia mayonesa casera con solo tres ingredientes: huevo, aceite y  sal.

¿Hiciste guacamole y te sobró un frasco entero? Para mantenerlo fresco y sin que se torne de color marrón, colócalo en el recipiente donde lo puedas guardar y añade agua en el tope, para cuando necesites usarlo solo lo drenes (quites el agua) y así puedas comer guacamole fresco como si estuviera recién hecho.

Para obtener cuadrados perfectos de mango, pícalo por la mitad y luego vuelve a cortarlo en mitades hasta formar cuadrículas de mango, que, una vez que lo voltees (tal como aparece en la imagen) saldrán fácilmente los cubitos de la fruta, deliciosos e impecables para presentar y degustar.

¡No es magia, solo es un truco! Para evitar que el agua que estés hirviendo se evapore y pierdas parte de ella, apoya un cucharón o una paleta de madera sobre la olla con la que la estés hirviendo.

Si deseas retirar el exceso de grasa en una sopa, guiso o cazuela y no quieres perder tiempo esperando a que se enfríe en la nevera, deja caer cubos de hielo para revelar la grasa y así separarla rápidamente.

Para evitar que el cambur o el plátano se sobre madure y dure por mucho más tiempo, envuelve el tallo del mismo con papel envoplast ¡y listo!

Humedece tus dedos con agua cuando desees quitar un trozo de concha de la cáscara de huevo tanto en la clara como en la yema, será muchísimo más fácil de retirar.

Tal como el truco de la crema batida sobre tu chocolate caliente, utiliza moldes de galletas para freír huevos de diferentes formas.

Para saber si un huevo está fresco, sumérgelo en un envase con agua, si está en buenas condiciones se hundirá hasta el fondo del vaso, si ya está pasado, flotará. Haz la prueba.

Para mantener tu helado cremoso tal como el primer día, introduce el recipiente de helado dentro de una bolsa zip lock, ya verás que permanecerá igual de cremoso.

Si no tienes un exprimidor de limón en casa, utiliza las clásicas pinzas de comida y saca todo el jugo que tiene adentro.

Para hacer guacamole (o cualquier receta casera que lleve aguacate) puedes usar un machacador de papas y obtener de forma fácil tu preparación.